Logística de proyecto: entrega urgente de repuesto a EE. UU.

Flete aéreo Logística de proyecto: entrega urgente de repuesto a EE. UU.

Cómo los especialistas de carga aérea de Karl Gross hicieron despegar una carga de varias toneladas, bajo presión de tiempo y temperaturas bajo cero.

Aeropuerto de Leipzig/Schkeuditz en enero "Había una sensación térmica de diez a doce grados bajo cero", recuerda Tommy Chun. El gerente de la sucursal de Frankfurt de Karl Gross mira hacia atrás con voz temblorosa. Tommy Chun está a cargo de nuestro equipo de carga aérea; en aquel frío día de invierno sin embargo se pudo emocionar, cuando él y su equipo vigilaban de cerca la carga de un pistón para una prensa de acero en el aeródromo.

Para este proyecto arrendamos un avión de transporte por completo. El carguero IL76 (Ilyushin) estaba listo, la grúa especial y la rampa de carga se movieron a su posición. El tiempo apremiaba, al fin y al cabo el pistón debía transportarse urgentemente de Erfurt a una fábrica en Erie, Pennsylvania, EE. UU. Era un repuesto muy necesario. 

Tommy Chun, Dominik Ruckdeschel y Zhipeng Liu estaban seguros: "El envío llegará a tiempo." Los envíos en vuelos chárter son un punto esencial de nuestros equipos de carga aérea. Recientemente contrataron el Antonov, uno de los aviones de transporte más grandes del mundo, para transportar a corto plazo carga urgente y de gran tamaño, llegando con ello a su destino "justo a tiempo".

 

 

Los envíos en vuelos chárter son un punto esencial de nuestro equipo.

Con un ligero retraso de dos horas, el Ilyushin despegaba en Leipzig a las 20:00 horas. Sin embargo, la llegada puntual estaba asegurada. "La ruta de vuelo se cambió para recuperar tiempo", explica Tommy Chun. Se canceló una parada de repostaje y se transfirió una segunda parada (descanso de la tripulación) desde Irlanda a Islandia. El 10 de enero a las 18:00 hora local, el avión aterrizó en el destino Newark, Nueva Jersey (EE. UU.).

750 kilómetros en menos de diez horas

Esa misma tarde, el envío se descargó y se colocó en un remolque para ser llevado directamente a su destino final: a rie, en el extremo noroeste del estado de Pensilvania. Todo el transporte se realizó en solo 9.5 horas.


Artículos relacionados